El domingo 20 de noviembre el papa Francisco clausurará el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, tal como estableció en la bula Misericordiae Vultus, con el cierre de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Pero el domingo precedente, 13 de noviembre, se concluirá el Jubileo en las Iglesias particulares. Es por ello que en la Diócesis de Orihuela –Alicante durante el próximo fin de semana el obispo diocesano, monseñor Jesús Murgui, clausurará este Año de la Misericordia cerrando las tres Puertas Santas de los tres templos jubilares: el Monasterio de la Santa Faz, la Catedral del Salvador de Orihuela y la Concatedral de San Nicolás de Alicante.

El programa será el siguiente: el viernes 11 de noviembre se clausurará este jubileo en el monasterio de la Santa Faz, a las 17:30 h; al día siguiente, el sábado 12 de noviembre será en la Catedral de Orihuela a las 20:00 h y el domingo 13 en la Concatedral de San Nicolás de Alicante, también a las 20:00 h.

Con este cierre simbólico de las Puertas Santas se pondrá el broche final a un intenso año jubilar centrado en la Misericordia y en cuyo marco se han llevado a cabo múltiples iniciativas. En todas las parroquias ha habido tiempos especiales de oración, penitencia y fraternidad solidaria. Las obras de misericordia, espirituales y corporales, han inspirado muchas acciones, tanto a nivel comunitario como parroquial. Por su parte, la Delegación de Acción Social y Caritativa ha promovido un Gesto Solidario y ha impulsado una limosna penitencial con el fin de dar cauce a las aportaciones solidarias para necesidades sociales.

Por otro lado, los dos Misioneros de la Misericordia, llamados por el papa Francisco a un ministerio especial de misericordia para este año jubilar, Daniel Riquelme y Domingo García, se han multiplicado en presencias, especialmente en charlas y conferencias en parroquias, colegios diocesanos y asociaciones de fieles, pero también en celebraciones penitenciales y entrevistas personales.

Las puertas jubilares de la Diócesis- en la Catedral del Salvador de Orihuela, la Concatedral de San Nicolás de Alicante y el Monasterio de la Santa Faz- y las cinco capillas de la Adoración Perpetua (Orihuela, Alicante, Elche, Elda y Benidorm) han sido testigos de múltiples peregrinaciones y visitas individuales o de familias.

“¡Cuántas gracias hemos de dar a Dios por estos lugares donde el encuentro con el Señor, especialmente en el sacramento de la Penitencia, ha regenerado el corazón e impulsado a la misión de ser testigos del amor a través de las obras de misericordia! Toca ahora preparar la clausura del año jubilar. Para ello convoco a todos los fieles de nuestra Diócesis a participar en las clausuras de las puertas santas y a unirse desde las parroquias y comunidades al papa y a toda la Iglesia Universal en esta solemne acción de gracias. Roguemos para que perdure el fruto del Jubileo, en el que hemos pretendido ponernos delante del rostro de Jesucristo, para conocer y experimentar la misericordia del Padre, parecernos a Él” afirma el obispo diocesano monseñor Jesús Murgui.