Este jueves, 23 de noviembre, a las 19:00 h, tendrá lugar una sesión homenaje y conferencia “In Memorian del dr. d. Pedro Herrero Rubio”. Con el título “Humanismo, ciencia y creencia en las biografías médicas. Una aproximación histórica”. Sala 5 del Colegio de Médicos de Alicante con acceso gratuito.

MESA REDONDA: 
Dr. D. JOSÉ PASTOR ROSADO - Presidente del Colegio de Médicos de Alicante. 
Dr. D. JOSÉ JUAN VERDÚ VERDÚ - Perito Médico de la oficina de las Causas para los Santos de la Diócesis de Orihuela Alicante. 
Prof. Dra. Da. ROSA BALLESTER ANÓN – Catedrática de Historia de la Medicina (UMH). Pronunciará la Conferencia. 
            “HUMANISMO, CIENCIA Y CREENCIA EN LAS BIOGRAFÍAS MÉDICAS. UNA APROXIMACIÓN HISTÓRICA” 
Dr. D. ANTONIO ARROYO GUIJARRO – Presidente de la Sociedad Médica Quirúrgica. 
 
Al finalizar el Acto se hará entrega del título de SOCIO DE MÉRITO al Dr. D. Pedro Herrero, a título póstumo.

 

 

MÁS SOBRE EL VENERABLE PEDRO HERRERO

El 27 de febrero el papa Francisco reconoció las «virtudes heroicas» del médico alicantino Pedro Herrero Rubio pasando así a denominarse “Venerable”, lo que supone un paso adelante en su proceso de canonización. De este modo el Santo Padre aprobó así el decreto que reconoce esas virtudes durante una audiencia celebrada con el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, Angelo Amato.

Nacido en Alicante el 29 de abril de 1904, Herrero Rubio ejerció como médico pediatra y se casó en abril de 1931 con Patrocinio Javaloy Lizón, con quien no tuvo descendencia. Dedicó su vida a ayudar a los más necesitados y a los enfermos y murió el 5 de noviembre de 1978. El mismo día de su entierro el obispo diocesano Mons. Barrachina, anunció que se abriría el proceso de canonización constituyéndose para eso un grupo pro-canonización. Doce años después, en 1991, el obispo Álvarez Martínez autoriza para que se tomen tres declaraciones ne pereant probationes, y el 30 de junio de 1997 se celebró la sesión de apertura del proceso de instrucción diocesana presidida por el obispo Victorio Oliver, clausurada el 9 de junio de 1998. Los siguientes obispos Rafael Palmero y el actual Jesús Murgui han alentado esta causa de canonización y su difusión. La fama de santidad de Pedro Herrero hasta la actualidad se ha mantenido y ha ido en aumento, siendo para muchos estímulo de una vida cristiana en santidad.