En el año 2000, con motivo del Jubileo de los Trabajadores, Juan Pablo II hizo un llamamiento en favor de una coalición mundial en defensa del trabajo decente, apoyando así la iniciativa de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Toda la Iglesia debe implicarse en este empeño, pues la afirmación de la dignidad de la persona en el trabajo es misión propia de la Iglesia en razón de su fidelidad a Cristo en los pobres (Laborem exercens, 8). Benedicto XVI (Caritas in veritate, 63) reafirmó ese mismo planteamiento, subrayó lo que significa el trabajo decente para personas, familias y sociedad.  Y destacó el valor central del trabajo digno para construir una sociedad fraterna. El Papa Francisco insiste constantemente en la importancia decisiva de la dignidad del trabajo y del trabajo digno para la realización de la dignidad humana, la lucha contra la pobreza y la configuración de una sociedad que, con el trabajo de las personas, cuide la vida de todos y la casa común, realizando así la vocación humana (Laudato si’, 128). También los obispos españoles (Iglesia, servidora de los pobres, 32) han subrayado que lograr un trabajo digno debe ser empeño de todos, empeño que reclama la implicación activa de las comunidades cristianas, en razón de la caridad y la justicia.

Para avanzar en esa dirección, el pasado mes de mayo impulsamos, en la Diocesis de Orihuela-Alicante la Iniciativa «Iglesia por el trabajo decente» junto a otras realidades eclesiales como Cáritas, Confer, Justicia y Paz, Migraciones, ACO, HOAC y JOC. Iniciativa promovida por las organizaciones de inspiración católica que, reunidas en Roma en el verano de 2014 con representantes de la Santa Sede, asumieron el compromiso de situar en la primera línea de las agendas política, social y eclesial la reivindicación de un trabajo decente para todas las personas.

Desde Iniciativa «Iglesia por el trabajo decente» de la Diocesis de Orihuela-Alicante te invitamos a celebrar la Jornada Mundial por el Trabajo Decente el próximo viernes, 7 de octubre a las 19:00h. Esta celebración constará de dos partes, la primera una reflexión orada (vigilia) y la segunda un gesto público con el fin de sensibilizar y mostrar la preocupación de la Iglesia por el mundo del trabajo. Estos actos los realizaremos en los salones de la basílica de Santa María, en Elche. ¡Estás invitado!

Ana Palazón

Directora Secretariado Diocesano de Pastoral Obrera

 

CARTA DEL OBISPO:  http://www.diocesisoa.org/documentos/ficheros/Obispo_TrabajoDecente_1287.pdf

DÍPTICO:

descargar fichero