Un año más, en el marco de la festividad del Corpus Christi y el Día de la Caridad 2015, que este año se celebra bajo el lema “¿Qué haces con tu hermano? Ama y Vive la justicia”, Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante ha presentado esta mañana su Memoria Anual, correspondiente al 2014. En ella se ha contado con la presencia del obispo diocesano, D. Jesús Murgui, el Director de Cáritas Diocesana, Jaime Pérez y el Delegado Episcopal de Cáritas Diocesana, José Conejero.

El obispo de Orihuela-Alicante ha definido a Cáritas como “el gran cauce de la Iglesia para dar respuesta a las grandes necesidades que tiene en la actualidad la sociedad tratando de servir y dar cobertura a los que peor lo están pasando”. “Sin duda su principal valor es la acogida y a la atención a las personas desde el respeto, el acompañamiento, la cercanía y la escucha” ha añadido.

En el último ejercicio Cáritas ha invertido en ayuda social 4.119.526,20 €, lo que supone un 3,56% menos que en el año anterior (4.271.442,25 €). De esos más de cuatro millones de euros el 70,46% (2.902.959,68 €) se ha destinado a acogida y asistencia a personas en riesgo de exclusión social, mientras que un 12,51% (515.191,81) ha ido a parar a la intervención con colectivos vulnerables (mujeres, jóvenes, mayores, enfermos de SIDA). El resto de los ingresos se reparten entre empleo e inserción socio-laboral (218.976,77 €), acción comunitaria rural y urbana (160.315,82 €), formación (14.497,92 €), comunicación y sensibilización (7.214,79 €), cooperación internacional (62.927,92 €) y administración, gestión técnica, seguimiento sobre el terreno y evaluación (237.441,49 €).

En cuanto a la procedencia de los recursos económicos cabe destacar que en un 72,50% llegan desde el ámbito privado, colectas y donaciones, unos 2.986.671,35 €, mientras que el resto, 1.132.854,85, son públicos, representando el 27,50% del total.

En cuanto a los datos de personas atendidas se ha roto con la tendencia de los últimos años descendiendo en un 5% con respecto al 2013. Se estima que en 2014, se atendió a 76.940 personas.

“Pero no son las cifras si no las personas las que nos mueven y siguiendo las palabras del papa Francisco el riesgo está en la globalización de la indiferencia. Nos enfrentemos a nuevas pobrezas como la soledad, la desigualdad laboral, la violencia de género, la pérdida de la dignidad, la destrucción de la familia… por eso consideramos que el actual modelo de sociedad, basado solo en la economía y no en el bienestar de las personas, está obsoleto” ha explicado el director de Cáritas, Jaime Pérez. “Ha habido un gran incremento de las desigualdades lo que provoca los descartes, es decir, que muchas personas dejen de contar y una ausencia de la garantía de los derechos. Es por ello que nuestra apuesta es un nuevo modelo de sociedad con una mejor redistribución de la riqueza, una renta básica garantizada y en la que se estudie las causas estructurales de la pobreza y se fomente la familia y la sociedad civil” añade Jaime.

Se ha vuelto a poner la atención también sobre la gran labor de los voluntarios que hacen que Cáritas funcione en la Diócesis de Orihuela-Alicante dando respuesta de una manera eficaz, cercana y resolutiva. Y es que las cifras hablan por sí solas ya que de las 2.086 personas que trabajaron y colaboraron el pasado año, 2.036 han sido voluntarias, mientras que el personal técnico comprende 50 personas. Además, el número de voluntarios siguió creciendo, en un 24%, con respecto al año anterior.

 DOSSIER DE PRENSA:

descargar fichero