Causa de Canonización del Siervo de Dios Pedro Herrero Rubio


Cualidades Humanas

Pedro Herrero Rubio era un cristiano ejemplar, un gran médico y un ser humano excepcional. Así lo aseguran los numerosos testimonios recibidos afiermando su gran fe, bondad, sacrificio, humildad, generosidad y una caridad sin límites. El chófer de Sanidad que lo acompañó durante 19 años (Pedro pertenecía a dicho cuerpo por oposición) a los barrios más pobres para visitar a los niños, en una época en que no existía la Seguridad Social, Ginés observaba como Pedro ponía debajo de la almohada del enferminto, dinero para los medicamentos y otras necesidades familiares. ¡Cómo levantaba el ánimo a los padres y les quitaba procupación, por su trato amable y cariñoso! Josefa, que trabajaba en la "Ciudad de los Muchachos", comenta que era de una humanidad increible y de una espiritualidad admirable, que vivía en unión con Dios y con los pobres. Todas las semanas subía a Nazaret y pasaba mucho tiempo en la Capilla, con fervor que invitaba a la oración. A continuación entraba en la cocina y preguntaba "si los niños tenían para comer". Sólo Dios sabe lo que le costaban esos chicos. Tenía palabras de cariño para todos, los besaba sin importarle que estuvieran un poco andrajosos (eran los años de postguerra).