Descripción del proyecto

Cartel_ LimosnaPenitencial2017HECHOS

Cuando llega la cuaresma hay personas que se comprometen a hacer un sacrificio (“una penitencia”): no fumar, no comer dulces, no beber alcohol, no comer carne tales días de la semana, ir a misa los viernes, rezar el via crucis…

Estas penitencias pueden vivirse con mucho sentido y con mucho fruto, pero también sucede que en otras ocasiones se viven de forma insuficiente:

• En unos casos como mera costumbre o tradición, de modo que cuando acaba la cuaresma se acaba el compromiso pero también el deseo de conversión, de modo que no se nota un efecto de cambio, de mejora en la persona.

• En otros casos sucede que se hace a título individual sin sentido comunitario o compartido con el resto de la comunidad.

• Y, en general, cuando se trata de mera costumbre o tradición, no suele conectar con el auténtico sentido de la penitencia cuaresmal que busca la conversión y restablecer la armonía de nuestras relaciones con Dios, con los hermanos y con nosotros mismos.

 

PROPUESTA

Hacer un gesto que conecte con el sentido pleno de la conversión cuaresmal y, además, que lo vivamos comunitariamente, participando con toda nuestra comunidad cristiana que también se lanza a vivir este gesto con el compromiso de muchos de sus miembros.

EN QUÉ CONSISTE EL GESTO

Se trata de la “limosna penitencial”. Nos proponemos colaborar económicamente ayudando a personas con necesidad (aquí podemos indicar el proyecto social que nuestra parroquia ha decidido apoyar), pero nuestra aportación (limosna) no va a ser dando de lo que nos sobra, sino de lo que ahorramos por renunciar a alguna cosa: ¡nos va a suponer renuncia, esfuerzo…!
Por tanto:

• Es una limosna con el calificativo de “penitencial”. Penitencial “porque nos cuesta”.
• Es una penitencia unida a la “limosna” porque nace del deseo de ayudar “y se vive con sentido generoso y solidario”.

CÓMO LO HACEMOS

1. Nos enteramos bien de la campaña y de cómo llevarla a cabo.
2. Conocemos el proyecto social al que vamos a ayudar.
3. Decidimos a qué vamos a renunciar, y calculamos el ahorro que vamos haciendo.
4. Vamos guardando el dinero ahorrado por nuestra renuncia, por nuestra penitencia “generosa y solidaria”.
5. Cogemos un sobre que está en la parroquia donde pone “LIMOSNA PENITENCIAL”, y debajo dice:
Renunciado a …………………………para destinar el importe a la campaña de la limosna penitencial
6. Al acabar la cuaresma, o cuando se diga en la parroquia, hacemos nuestra aportación en el sobre escribiendo en el espacio después de “Renunciado a …” aquello de lo que hemos prescindido, pero lo ponemos libremente y de una forma genérica. Por ejemplo: alimentos, postres, bebida, ropa, bares, tabaco, salidas, chuches, viajes, gastos varios etc.

Cartel LIMOSNA PENITENCIAL 2017
Descargar

Tríptico LIMOSNA PENITENCIAL 2017
Descargar