La ordenación tendrá lugar el próximo sábado 3 de octubre

en la Iglesia de El Salvador de Mutxamel

La Diócesis contará a partir del próximo sábado 3 de octubre con dos nuevos diáconos que emprenderán el camino previo al sacerdocio trabajando en dos parroquias de la provincia. También será ordenado un diácono permanente que se pondrá al servicio de la Iglesia de Orihuela-Alicante desde su condición de cristiano casado.

La ceremonia de ordenación tendrá lugar el mismo sábado 3 de octubre a las 11:00 horas en la Iglesia de El Salvador de Mutxamel. De nuevo la emoción y la ilusión llegarán a los cientos de personas que se espera que asistan a esta celebración, siempre cargada de momentos de gran emotividad. 

La ordenación será presidida por el Obispo Diocesano, monseñor Rafael Palmero, que estará acompañado por más de un centenar de sacerdotes del Presbiterio Diocesano.

Para los dos seminaristas que serán ordenados el sábado, Manuel Jover y José Manuel Bascuñana, comenzará así su última etapa hacia la que será su nueva vida tras estos meses “de prácticas pastorales”, el sacerdocio. Abandonarán los horarios y las clases en el Seminario para enfrentarse al que será, de ahora en adelante, su día a día. La lucha diaria en la parroquia, el contacto con la gente, los proyectos pastorales…

Manuel Jover Jurado tiene 26 años y es natural de la localidad alicantina de Elda. Entró en el seminario en el año 1997 cuando cursaba 2º de ESO. Tras doce años de preparación dice sentir “un poquito de nerviosismo ante la ordenación y ante el nuevo destino pastoral”. Pasará estos nueve meses, hasta su paso definitivo al sacerdocio, en la Parroquia Nuestra Señora de Belén de Crevillente. De esta nueva etapa destaca “ir conociendo la realidad social de la parroquia de Crevillente a la que ha sido enviado y seguir formándose para cuando llegue el momento de ser sacerdote”.

El segundo diácono es José Manuel Bascuñana Burgos, natural de Guardamar del Segura y con 31 años de edad. Entró en el seminario en 1º de Bachiller y aunque lo dejó durante unos años se reincorporó un tiempo después para acabar su formación. “El ser sacerdote es una vocación” afirma José Manuel cuando se le pregunta por qué ha elegido ser sacerdote. Dice sentir “un gran gozo por este gran don que el Señor le ha concedido y mucho respeto”. Ha sido destinado a la parroquia del Corazón de Jesús de Elche, para cumplir su etapa como diácono.

UN NUEVO DIÁCONO PERMANENTE PARA LA DIÓCESIS

Bien diferente pero no menos importante es el caso de Joaquín Martínez Morales, de Elche. Está casado, es padre de dos hijos y tiene un nieto, y entre sus principales prioridades está la de adquirir un mayor compromiso cristiano con la Iglesia de Orihuela-Alicante. Es por ello que el próximo sábado 3 de octubre será ordenado Diácono Permanente por el Obispo Diocesano, Monseñor Rafael Palmero, tras cinco años de preparación. Para él significa mucho este paso ya que, según sus propias palabras “siento un gran interés por servir a los demás y luchar por una sociedad mejor y he encontrado en la Iglesia mi sitio para trabajar por este objetivo”.

La Diócesis de Orihuela-Alicante, cuenta en la actualidad con cuatro Diáconos Permanentes. Joaquín será el quinto.

¿QUÉ SIGNIFICA SER “DIÁCONO”?

Diácono es una palabra que proviene del griego y significa “servidor”. Su misión principal consiste en asistir al Obispo y a los sacerdotes ayudándoles en la predicación del Evangelio y en el servicio a los más pobres. El diácono es un clérigo que ha recibido el primer grado del sacramento del orden. Los diáconos, a diferencia de los presbíteros (los sacerdotes) ni celebran la Eucaristía (aunque ayudan a dar la comunión), ni confiesan a los fieles. Sí pueden administrar el sacramento del Bautismo y del Matrimonio, celebrar exequias y llevar la comunión a los enfermos.

La posibilidad de instauración en la Diócesis de Orihuela-Alicante del diaconado permanente fue aprobada, el 4 de marzo de 2000. Es en 2001 cuando el Obispo, Mons. Victorio Oliver, firma el nombramiento de D. José Antonio Berenguer Cerdá como Director de Formación y Presidente de la Comisión Diocesana para la promoción del diaconado permanente en Orihuela-Alicante.