detallePalacioEpiscopal02En la siguiente relación solamente figuran aquellos prelados que, habiendo sido preconizados para la sede de Orihuela, fueron consagrados Obispos y tomaron posesión de la misma. Las cifras entre paréntesis corresponden al año de toma de posesión y de traslado, renuncia o fallecimiento, respectivamente. Los datos han sido tomados de V. López, sv «Orihuela-Alicante, Diócesis de», en Diccionario de Historia Eclesiástica de España, III. Madrid, C.S.I.C., 1973, p. 1836-1839.
D. Gregorio Gallo. Oriundo de Burgos. Ha sido maestrescuela de Salamanca, catedralicio de su Universidad. Confesor de la esposa de Felipe II, Isabel de Valois. Asistió al Concilio de Trento como teólogo imperial. Fue confesor de Carlos I y Felipe II. Tomó posesión de la Diócesis 23 de marzo de 1566. En 1569 celebró el primer Sínodo Diocesano, con el objetivo de organizar el Obispado y cuidar la pastoral con los moriscos. A finales de 1577 fue nombrado Obispo de Segovia, donde murió el 25 de septiembre de 1579.
D. Tomás Dassió. Natural y canónigo de Valencia. Asistió al Concilio de Trento. Fue visitador de la Audiencia de Barcelona. Fue presentado para el Obispado de Orihuela el 20 de febrero de 1578. Tomó posesión el 11 de marzo 1578. Continuó la organización eclesiástica de la Diócesis y falleció en Valencia en 24 de mayo de 1585.
D. Cristóbal Robuster Sentmenat. Natural de Reus. Auditor del Tribunal de la Rota Romana. Tomó posesión el 26 de febrero de 1588. Marchó a Roma a confirmar el pleito del diezmo del Obispado contra los señores temporales. En Roma, renunció al Obispado y continuó trabajando en la Rota Romana. Murió en Roma el 9 de noviembre de 1593.
D. José Esteve. Nació en Valencia. Deán de la Catedral. Obispo de Vesta (Nápoles). Nombrado Obispo de Orihuela, tomó posesión el 3 de marzo de 1594. El 14 de julio de 1597 consagró la Catedral de Orihuela. A su iniciativa se erigió como Colegiata la Iglesia de San Nicolás de Alicante en 1596. En octubre de 1600 celebró el II Sínodo diocesano que fue muy importante por los decretos de reforma. Murió en noviembre de 1603 en Ayora (Valencia) realizando la visita pastoral.
Fray Andrés Balaguer, OP. Nació en Jana (Castellón). Fue prior del Convento de Dominicos en Valencia hasta su nombramiento como Obispo de Albarracín. Trasladado a la Diócesis, tomó posesión el 19 de enero 1605. Su preocupación pastoral fue la evangelización de los moriscos. Durante su pontificado se establecieron en Alicante los jesuitas y en Orihuela los capuchino. También en Orihuela fundó el Hospital de San Juan de Dios y convento de Dominicas de Santa Lucía. En 1936 fue demolido hasta los cimientos. Murió el 11 de abril de 1626 a los 75 años de edad y 20 de pontificado en Orihuela.
D. Bernardo Caballero. Natural de Medina del Campo (Ávila). Inquisidor de Toledo. Felipe IV lo eligió para el Obispado de Albarracín, pero antes de tomar posesión es nombrado para la Obispado de Orihuela, tomó posesión el 7 de julio 1627. Publicó unas normas para dignificar la representación del “Misterio de Elche”; proclamó como Patrona a la Virgen de Monserrate. En 1635 fue trasladado a Lérida y más tarde a Oviedo, donde murió 1645.
D. Juan García Artés. Nació en Orihuela. Tuvo parte importante en el II Sínodo diocesano. Canónigo de su Catedral. Gran predicador en las Diócesis de Orihuela, Valencia y Murcia. Publicó varias obras. Nombrado Obispo de su ciudad natal, tomó posesión el 29 de abril de 1636. Fundó la parroquia de Rafal en 1639. Fue un obispo que destacó por su vida dedicada al estudio, piedad, caridad e intenso apostolado. Murió el 23 de marzo 1644.
Fray Félix de Guzmán. Dominico. Catedrático de Salamanca. Tomó posesión el 25 de febrero de 1645. Murió el 5 de noviembre de 1646. Se preocupó de varios litigios entre Orihuela y Alicante.
D. Juan de Orta Moreno. Natural de Oliva. Párroco de San Martín de Valencia. Tomó posesión el 18 de marzo 1647. Murió el 5 noviembre de 1650. Su pontificado coincidió con la gran epidemia de cólera de 1648, que en ocho meses provocó la muerte de 16.000 personas en la capital de la Diócesis. Se extendió por toda la región. El clero con el obispo prestaron un gran servicio a los afectados, como consecuencia, muchos murieron por contagio. Realizó la visita pastoral a toda la Diócesis preocupándose con especial celo por los labradores necesitados.
D. Luis Crespí de Borja. Nació en Valencia. Fue pavorde de la Catedral de Valencia y arcediano de Murviedro. Enviado a Roma por los pavordes de la Catedral para resolver el conflicto con el Cabildo metropolitano. Conoció el oratorio de S. Felipe Neri y lo introdujo en Valencia. Nombrado Obispo de Orihuela, tomó posesión el 3 de febrero de 1652. Su actividad pastoral y literaria fue fecunda. Fue trasladado a la Diócesis de Plasencia el 28 de junio de 1658, donde murió en 1663.
Fray Acacio March de Velasco. Dominico. Aunque nació en Sevilla era hijo de una familia valenciana. Era prior del convento de Dominicos de Valencia. Profesor de moral de la Universidad durante 34 años. Nombrado Obispo de Orihuela, tomó posesión el 1 de mayo 1660. Terminó la construcción de la Colegiata de Alicante en el 13 de octubre de 1662, después de 49 años de trabajos. El 29 de abril de 1663 celebró el III Sínodo diocesano para impulsar la acción pastoral y renovar los esfuerzos para la enseñanza del catecismo. Hizo la visita pastoral a toda la Diócesis. Falleció en Alicante el 26 de marzo de 1665, a los 80 años.
D. José Vergé. Fue párroco de Ruzafa (Valencia). Vicerrector de la Universidad y pavorde de la catedral valentina. Experto en ciencias eclesiásticas, fue profesor de la universidad durante 28 años. Tomó posesión de la Diócesis el 28 de mayo 1666. Decretó la celebración de misiones populares cada tres años, por lo menos con el fin de purificar a las parroquias de los resabios moriscos, que todavía perduraban. Creó, en la Catedral, la canonjía de Lectoral. Promovió la re-edificación de la basílica de Santa María de Elche. Creó la parroquia de Aspe. Su pontificado se vio alterado por una nueva epidemia que afectó de forma directa a Orihuela entre 1676 y 1678. Falleció el 23 de julio 1678.
D. Antonio Sánchez de Castellar. Valenciano. Su arzobispo lo mandó a estudiar a la Universidad de Orihuela. Se quedó en Orihuela, donde fue profesor de su Universidad y además de la Cátedra, se dedicó al apostolado. Fue arcediano de la Catedral y recorría toda la Diócesis predicando y confesando en todas las parroquias, tal era su prestigio, que el obispo de Plasencia le nombró Provisor de la Diócesis extremeña. Nombrado Obispo de Orihuela tomó posesión el 26 de octubre de 1679. Gobernó la Diócesis durante 21 años. Su vida fue ejemplar. En 1691 Alicante fue bombardeada por los franceses, provocando la destrucción de gran parte de la ciudad. Su comportamiento ante este acontecimiento fue modélico. Falleció el 24 de agosto de 1700.
D. José de la Torre Orumbela (1700-1712). Nació en Orihuela, fue arcediano y Vicario General de Valencia. Fue un buen canonista y jurisconsulto. Tomó posesión como Obispo de Orihuela el 13 de diciembre de 1701. Su pontificado coincidió con la Guerra de Sucesión, que afectó gravemente a la Diócesis, dividida por motivos políticos, pues mientras que Orihuela era partidaria del Archiduque Carlos, Alicante fue partidaria de Felipe V. En estas difíciles circunstancias el obispo mostró gran prudencia y se preocupó de reformar los templos de la Diócesis y las costumbres del pueblo. Murió el 6 de enero de 1712.
D. José de Espejo Cisneros (1714-1717). Nació en Alhama de Murcia, fue confesor de Felipe V, que le nombró Obispo de Teruel, que no aceptó. Propuesto para el de Orihuela, tomó posesión el 26 de agosto de 1714. Aunque su pontificado fue breve, destacó por la destrucción de varios templos, el interés por la formación del clero y la caridad con los necesitados. El 19 de julio de 1717, fue trasladado a la Diócesis de Calahorra donde estuvo 30 años de obispo. Falleció el Logroño el 22 de diciembre de 1748.
Fray Salvador Rodríguez Castilblanch. (1718-1727). De la Orden Tercera de San Francisco fue comisario general de su Orden. Nombrado Obispo de Orihuela, tomó posesión el 25 de febrero de 1718. Fomentó la vida espiritual a través de la “Escuela de Cristo” para hombres de sólida piedad y cuidó con esfuerzo la reforma del clero y las costumbres del pueblo mediante una atenta visita pastoral. En Alicante manifestó su gran interés por la Colegiata y todo lo que afectaba al culto de la Patrona, la Virgen del Remedio. Intensificó las obras de Santa María de Elche y terminó la parroquia de Albatera. Murió en Orihuela el 20 de junio de 1727.
D. José Antonio Flores Osorio (1728-1737). Nacido en Ponferrada (Astorga). Doctoral en Valladolid y catedrático de su Universidad. Nombrado Obispo de Orihuela, tomó posesión el 17 de marzo de 1728. Hizo importantes reformas en el Palacio Episcopal para instalar en él la curia diocesana, provisorato y demás oficinas. Completó las obras de Santa María de Elche. Tuvo muchos conflictos con el Cabildo catedralicio. A pesar de estos, siguió trabajando pastoralmente hasta que en 1737 fue trasladado a Cuenca, donde falleció el 26 de noviembre de 1749.
D. Juan Elías Gómez de Terán (1738-1758). Fue una figura típica de reformador e ilustrado y uno de los obispos de mayor prestigio que ha tenido la Diócesis. Nació en Madrid, estudió filosofía y humanidades con los jesuitas, cánones y teología en Alcalá. Culto y muy interesado en los temas educativos y en la predicación. Afecto siempre a los jesuitas. Su actividad en Madrid fue múltiple. Nombrado Obispo de Orihuela, tomó posesión el 9 de junio de 1738. Fundó el Seminario Diocesano de San Miguel que inauguró el 7 de marzo de 1742. La Casa de Misericordia de Orihuela en 1743, la de Alicante y su Palacio Episcopal en 1752. Creó el cuerpo de racioneros de la Catedral. Edificó la Sacristía Mayor de la Catedral, la Sala Capitular, la Capilla de la Comunión, la contaduría y el archivo. Terminó la fachada de Santiago y pretendió construir una suntuosa catedral, que no pudo realizar por la oposición del Cabildo catedralicio con el que tuvo ruidosas polémicas y pleitos. Sus fondos los dedicó a construir un cuartel de infantería y caballería. Su actividad pastoral fue intensa, profunda y continua. Hizo tres veces la visita pastoral. Reconstruyó muchos templos de la diócesis. Murió en Monforte del Cid el 9 de octubre de 1758.
D. Pedro de Albornoz y Tapia (1761-1767). Natural de Valencia. Recibió una educación esmerada llegando a ser un buen humanista y un experto canonista. Fue Vicario General de Segorbe, Tortosa y Teruel. Nombrado Obispo de Orihuela, tomó posesión el 1 de febrero de 1761. Visitó todas las parroquias de la Diócesis, interesándose por el Culto Divino, la administración de los Sacramentos y la administración de bienes. Se preocupó de la vida monástica, manifestó predilección por San Sebastián de Orihuela. Murión el 22 de enero de 1767.
D. José Tormo Juliá (1767-1790). Natural de Albaida (Valencia) y párroco de San Andrés de la capital del Turia. En 1763 fue nombrado Obispo auxiliar del Arzobispo Mayoral. Cuatro años más tarde fue nombrado Obispo de Orihuela. Tomó posesión el 20 de julio de 1767. Instituyó 65 vicarías. Construyó en Rojales el puente sobre el río Segura. En Elche, el acueducto de aguas potables, la Casa Episcopal y la Capilla de la Comunión de Santa María. El Palacio Episcopal de Cox se amplió con nuevas obras. El Seminario y el Palacio Episcopal de Orihuela fue dotado de una biblioteca pública muy rica y considerable que puso a disposición de todos. Construyó el pántano de Benferri con objeto de evitar las inundaciones de la Vega Baja. Dejó escrita una notabilísima colección de pastorales para el régimen y gobierno de la Diócesis. En 1768 intervino, por nombramiento de Carlos III en el Consejo extraordinario para decidir sobre los bienes de los jesuitas. Tuvo en este asunto una actividad importante y decisiva. Falleció el 26 de noviembre de 1800.
D. Antonio Despuig y Dameto. (1791-1794). Oriundo de Palma de Mallorca. Fue canónigo de la Catedral de Palma. Auditor de la Rota Romana cuando fue nombrado Obispo de Orihuela, tomó posesión el 18 de diciembre de 1791. Hizo la visita pastoral a toda la Diócesis. En 1794 fue trasladado a Valencia, poco después de tomar posesión de Valencia fue nombrado Arzobispo de Sevilla. Fue desterrado por el Gobierno a Roma, y junto con el Cardenal Lorenzana, Arzobispo de Toledo. Estuvieron al servicio de Pío VI y Pío VII. El 11 de julio de 1803 fue nombrado Cardenal. Formó parte de los Cardenales negros y murió en Lucca el 2 de mayo de 1813.
Francisco Javier Cabrera y Velasco (1795-1795). Natural de Badajoz. Procurador de Fernando VII. Tomó posesión el 13 de agosto 1795. Como estaba enfermo y el clima no le era propicio, el 20 de diciembre de 1795 fue trasladado a Ávila, donde falleció en 1799.
Desde 1935, con permiso de la Santa Sede, residió fuera de la Diócesis, siendo nombrado Administrador Apostólico sede plena de la misma Juan de Dios Ponce y Pozo, asesinado el 2-XII-1936. Monseñor Irastorza volvió a la Diócesis en 1939.
Desde septiembre de 1995 hasta marzo de 1996 fue Administrador Monseñor Francisco Cases Andréu, que había sido Obispo Auxiliar desde abril de 1994. Desde septiembre de 1998 hasta febrero de 2003, fue Obispo Auxiliar Monseñor Jesús García Burillo.