El acto de entrega de las insignias ‘Pro Ecclesia Diocesana’ que todos los años celebra la Diócesis de Orihuela-Alicante, con el fin de reconocer el servicio pastoral que algunas personas han prestado y prestan a la sociedad y a la Iglesia, se ha pospuesto. La ceremonia estaba prevista el próximo día 8 de noviembre, coincidiendo con el Día de la Iglesia Diocesana.

Sin embargo, las actuales circunstancias han llevado al Obispado a tomar la decisión de aplazarlo, al considerar que el acto podría perder su esencia, ya que habitualmente se desarrolla en un ambiente festivo, en el que participa un número importante de asistentes, especialmente familiares y amigos que acuden a arropar a las personas galardonadas.

Desde la Vicaría General indican que la situación en la que nos encontramos ante el coronavirus supondría que habría que prescindir del coro y limitar al máximo el número de asistentes al acto, a lo que se suma que siempre estaría en el ánimo de la gente la responsabilidad ante nuevos brotes y el miedo al contagio. De forma que se ha determinado posponer dicha celebración. “Ahora es tiempo de acrecentar nuestra responsabilidad y prudencia ante la situación que estamos padeciendo”, apostillan. Aún no se ha determinado la nueva fecha para el acto de entrega de las insignias, un evento que se anunciará con suficiente antelación.

Por su parte, desde la Vicaría General animan a seguir preparándonos para poder celebrar el próximo fin de semana en las parroquias de la Diócesis el Día de la Iglesia Diocesana con nuestra oración y las colectas de ayuda.