Descripción del proyecto

La Delegación Diocesana de Acción Social y Caritativa vuelve a proponer para la Cuaresma del año presente esta iniciativa a las parroquias y demás entidades eclesiales, que puedan considerarla pastoralmente útil.

La campaña cuaresmal Limosna Penitencial de 2019 vamos a desarrollarla a lo largo de la Cuaresma para ayudar a un proyecto social concreto. Desde la Delegación Diocesana de Acción Social y Caritativa proponemos que el proyecto sea la “Vivienda de Respiro” del Secretariado Diocesano de Migraciones.

La clave de la campaña es educar y practicar una “limosna penitencial” organizada comunitariamente como un gesto de generosidad y de conversión que nace del encuentro con el Señor en la oración, y nos conduce a un nuevo encuentro con el Señor en el hermano que nos necesita.

Se trata, por tanto, de recuperar el sentido integral de la “limosna” y de la “penitencia”. La limosna debe ser un signo real y consciente de conversión y la penitencia tiene que ser un esfuerzo que repercute positivamente en el prójimo que amamos y a quien queremos hacer bien.

Limosna Penitencial 2019

Que nuestra limosna

– Sea un gesto auténtico y consciente.

– Implique renuncia o sacrificio: algo que nos cueste.

– Dé el fruto de un encuentro con el Señor presente en el hermano a quien ayudamos.

– Busque el bien o la ayuda de una persona o de un colectivo.

– No sea una coartada para tranquilizar nuestra mala conciencia o nuestra mala imagen.

– Sea, por tanto, coherente con una práctica de honradez, de generosidad, de solidaridad, de inquietud y compromiso por una sociedad más justa y fraternal, y fomente esta inquietud y este compromiso como el horizonte propio de ayuda al pobre: de la limosna al compromiso social y la caridad política.

Que nuestra penitencia

– No nos encierre en nosotros mismos, en un autoperfeccionamiento que simplemente alimenta nuestra autoestima y hasta nuestro orgullo, o nuestra imagen ante los demás.

– Nos abra a la relación, a la entrega, al servicio y la solidaridad con nuestro hermano: renuncio para ayudar, me disciplino para estar más disponible de cara al hermano (individual o colectivo) que me necesita.

¿CÓMO  HACERLO?

  1. Nos enteramos bien de la campaña y de cómo llevarla a cabo.
  1. Conocemos el proyecto social al que vamos a ayudar.
  1. Decidimos a qué vamos a renunciar, y calculamos el ahorro que vamos haciendo.
  1. Vamos guardando el dinero ahorrado por nuestra renuncia, por nuestra penitencia “generosa y solidaria”.
  1. Hacemos la aportación en el sobre de la LIMOSNA PENITENCIAL que puedo solicitar en el Obispado o en mi parroquia

HACER LA CAMPAÑA EN FAMILIA

Se trata de una bonita posibilidad, porque hacemos iglesia doméstica y los padres transmiten la fe a sus hijos de una forma práctica. En caso de decidir hacerlo de esta manera, podemos proceder así:

  1. Lo hablamos en casa.
  2. Seguimos los pasos del apartado anterior «Cómo hacerlo».
  3. Llevamos a cabo la aportación «de la familia», pero con el añadido de marcar o hacer un círculo alrededor de la palabra «Familiar» que está bajo, en la parte izquierda del sobre.
Cartel LIMOSNA PENITENCIAL 2019
Descargar

Tríptico LIMOSNA PENITENCIAL 2019
Descargar

PROYECTO «VIVIENDA DE RESPIRO»
Descargar