LA CASA VÉRITAS CELEBRA EL DÍA MUNDIAL CONTRA
EL SIDA CON DIFERENTES ACTIVIDADES DE SENSIBILIZACIÓN
 
Ésta es la única residencia que acoge enfermos de SIDA en toda la provincia y está gestionada por Cáritas Diocesana desde al año 2000
 
Esta tarde hay una Jornada de Puertas Abiertas con el objetivo de luchar contra el miedo y el rechazo hacia los portadores del VIH
 
La Casa Véritas es la única residencia para enfermos de SIDA que existe en la provincia de Alicante, una iniciativa puesta en marcha por la Iglesia de Orihuela-Alicante en el año 2000. La Casa, gestionada por Cáritas Diocesana, está coordinada, desde hace dos años por la religiosa Zulema Alcón. Los ingresos para su mantenimiento proceden de las parroquias de la Diócesis y de la Conselleria de Sanidad, aunque como indica Zulema “nos siguen haciendo falta más recursos económicos, el aire acondicionado es una de las prioridades a nivel de infraestructuras, así como más ayuda de voluntarios implicados y comprometidos”.
 
Mañana, martes 1 de diciembre, es la Jornada Mundial de la Lucha contra el SIDA. En este contexto se han puesto en marcha diferentes iniciativas durante toda la semana con el lema “Llegaremos a tiempo” y con el principal objetivo de “concienciar a la gente joven sobre la presencia de la enfermedad en nuestra sociedad y el modo de transmisión”, como explica la coordinadora de Casa Véritas. Para ello esta tarde está previsto realizar, a partir de las 17:00 horas, una Jornada de Puertas Abiertas en el mismo Centro, ubicado en la Calle Marco Oliver, número 8, de Alicante. “Queremos sobre todo luchar para que se pierda el miedo al contagio y evitar ese rechazo que sigue existiendo hacia los enfermos de SIDA en nuestra sociedad”, añade Zulema.
 
Mañana, martes 1 de diciembre, se va a celebrar una Mesa Redonda bajo el título “¿Cómo respondemos al SIDA en nuestros días?”. Tendrá lugar a las 20:00 horas en el Club Información y contará con la presencia de la Concejala de Acción Social del Ayuntamiento de Alicante, Asunción Sánchez Zaplana y con los ponentes, Esperanza Merino de Lucas, de la Unidad de Enfermedades Infecciosas, Mª Jesús Martínez Rupérez, Miembro de Cáritas Española, Diego Torrús, Presidente de Médicos Mundi y Josefa Lledó, Misionera laica de la Consolata.
 
Y sobre todo pensado para los más jóvenes el próximo viernes, 4 de diciembre, se ha organizado un concierto benéfico en el Paraninfo de la Universidad de Alicante a las 21:30 horas. Actuarán los grupos “Versos Rotos” y “Pura Mandanga”. 
 
LAS 14 PLAZAS DE LA CASA ESTÁN CUBIERTAS
 
Casa Véritas nació para acoger personas portadoras del VIH que han desarrollado la enfermedad y que no tienen recursos para sobrevivir. La rehabilitación, más del 80% provienen del mundo de la droga y han adquirido patologías asociadas, y la reinserción sociolaboral son los dos principales objetivos por los que se lucha desde Véritas.
 
Alrededor de 15 personas, entre la coordinadora, la trabajadora social, la enfermera, el educador, los cuidadores y el personal de servicio (cocina y limpieza), dedican su día a día a hacer realidad este recurso socio-sanitario de la Diócesis Orihuela-Alicante. Aunque tienen prioridad los enfermos procedentes de la provincia en estos momentos hay residentes de otras zonas como Madrid o Valencia con una media de edad de 40 años. Las 14 plazas de las que dispone la Casa están completas pero sigue habiendo además lista de espera. En su mayoría vienen derivados de hospitales, Unidades de Conductas Aditivas (UCA) o centros sociales y suelen pasar en Véritas alrededor de tres o cuatro años.
 
Cada uno de ellos tiene un plan de trabajo individualizado donde se tienen en cuenta elementos como el grado de enfermedad, si procede del mundo de la droga o su situación económica y familiar. Además, los enfermos pueden salir de la Casa, siempre dentro de un horario, y participar de actividades comunes como alfabetización, manualidades, informática, inglés o jardinería.
 
En la provincia de Alicante, sólo existen dos recursos destinados al cuidado, protección y reinserción social de los enfermos de SIDA; la Casa Véritas y un piso semitutelado con seis plazas (en la actualidad hay cubiertas cinco) donde son enviados aquellos residentes de la Casa cuando mejoran y se considera que están preparados para enfrentarse a la enfermedad y al día a día de una forma independiente. Pero el trabajo de la Casa Veritas no termina en este momento, desde ella se continúa haciendo un seguimiento a cada uno de los enfermos para que mantengan adecuadamente la medicación y comiencen a reengancharse a la vida cotidiana a través de la recuperación de lazos familiares o emocionales o de la obtención de un trabajo.
 
Se trata en consecuencia de trabajar para que los enfermos de SIDA de la Diócesis superen sus adiciones, toleren bien la medicación y asuman un tratamiento médico adecuado a sus necesidades, emprendan una búsqueda activa de empleo y desarrollen o recuperen vínculos sociales o afectivos perdidos o deteriorados.

descargar fichero