Con motivo del sexto centenario de la muerte de San Vicente Ferrer, la Santa Sede ha declarado un Año Santo Jubilar Vicentino, que ha comenzado el 9 de abril y que será clausurado el 29 de abril de 2019. Se ha abierto por tanto simultáneamente en las cuatro diócesis -Valencia, Segorbe-Castellón, Orihuela-Alicante y Tortosa- con ceremonias presididas por sus respectivos obispos.

El obispo diocesano de Orihuela-Alicante, monseñor Jesús Murgui, ha ahecho lo propio presidiendo la apertura de este Jubileo en uno de los diez templos jubilares, el de San Vicente Ferrer de la localidad de San Vicente del Raspeig, que celebraba además su día grande.

Pero la solemnidad ha llegado también al resto de los nueve templos jubilares designados para conmemorar este Jubileo Vicentino en la Diócesis de Orihuela-Alicante. A lo largo de toda la jornada de la festividad de San Vicente Ferrer, se han sucedido las ceremonias de apertura de este relevante Año Jubilar en la Catedral y la parroquia de San Vicente Ferrer, de Orihuela, la Concatedral de San Nicolás de Alicante, las parroquia dedicadas a San Vicente Ferrer en Elche, Perleta (Elche) y Abdet, así como en las parroquias de la Asunción de Nuestra Señora de Xixona, San Pedro Apóstol de Novelda y San Jaime de Benidorm.

En total diez templos jubilares en esta Diócesis en la que se da comienzo así a un intenso Año Jubilar que se plantea como una oportunidad única de honrar y conocer más a uno de los santos más vivos. Y es que en la memoria y piedad popular, San Vicente Ferrer es el santo que ha dejado una huella más profunda en la historia y en la vida valenciana. Son muchos los pueblos que conservan el fuerte recuerdo de su paso, de su predicación, de sus milagros; y no pocas, las instituciones que llevan su nombre perpetuando así su legado.

“En nuestra iglesia diocesana de Orihuela-Alicante tenemos poderosas razones para vivir con convicción este Jubileo, por ser parte San Vicente de nuestra historia, como muestran sus veneradas imágenes presentes en la geografía diocesana y las cinco parroquias que, entre nosotros, le tienen como titular, clara resonancia de la veneración antiquísima de nuestro pueblo cristiano hacia él, nacida de la huella de su paso y predicación en las ciudades de Orihuela, Alicante, Elche, San Vicente del Raspeig y otros lugares. Además de numerosas tradiciones referidas a él entre las que destaca la constante convicción transmitida en Xixona, al ser natural de allí Costanza Miquel, su madre” explica el obispo diocesano Jesús Murgui en su carta pastoral al respecto.

“Entre los fines que pretendemos con el Año Jubilar Vicentino quiero destacar, además de acercar la gracia jubilar a los fieles de la diócesis, el dar a conocer aún más la figura de San Vicente Ferrer y fomentar la devoción hacia él, y, sobre todo, dadas las actuales circunstancias de nuestra iglesia y nuestra sociedad, promover el compromiso evangelizador en todos nosotros ante el ejemplo de este santo, apóstol incansable de nuestras tierras” añade monseñor Murgui.

“Pido al Señor que este tiempo jubilar venga a sumar luz y ánimos a la tarea evangelizadora que todos debemos llevar a cabo, desde la renovación personal y eclesial por el encuentro con el Señor, la conversión a Él de nuestras mentes y voluntades y la comunión creciente que deseamos dentro y fuera de nuestra Iglesia” concluye.

 

MÁS INFORMACIÓN Y MATERIALES DEL JUBILEO: https://bit.ly/2uLL15t