Una decena de niños y niñas ya están viviendo en este nuevo Centro de Menores

En las próximas semanas se espera cubrir las 16 plazas con chicos derivados desde la Generalitat Valenciana

Esta mañana se han inaugurado y bendecido las nuevas instalaciones de la Casita de Reposo en Elche, convertida en un nuevo Centro de Protección de Menores en la Comunidad Valenciana. Al acto han asistido, el Obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, MonseñorRafael Palmero, el Alcalde del Ayuntamiento de Elche, Alejandro Soler, la Directora General de Familia de la Conselleria de Bienestar Social de Valencia, Dña. Carolina Martínez, el Director de la Fundación Diocesana San José Obrero, D.Enmanuel Sánchez, y la Superiora General de las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado, Alicia Plaza, entre otras personalidades. 

Durante la inauguración el Director del Centro, D. Enmanuel Sánchez, ha afirmado que la Casita de Reposo forma ya parte de la red de centros de protección de menores de la Generalitat Valenciana, concretamente desde el 16 de septiembre, “dotando a la ciudad de Elche de un centro educativo y residencial destinado a servir de hogar a menores privados de un ambiente familiar idóneo o con necesidad de asistencia y de tutela”.

Por su parte, el Alcalde de Elche, D.Alejandro Soler, ha agradecido “el gran esfuerzo que se ha hecho de manera anónima por muchos profesionales para llevar a cabo la ampliación y la adaptación a la normativa de este centro con el que se pretende garantizar el futuro y bienestar de muchos chicos”.

En la misma línea, Dña. Carolina Martínez, Directora General de Familia de la Generalitat Valenciana, ha remarcado “la necesidad de trabajar por un desarrollo equilibrado de estos niños así como lograr una adecuada inserción en la sociedad”.

Tras las intervenciones, el Obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, Monseñor Rafael Palmero, ha procedido a la bendición de las nuevas instalaciones no sin apelar antes a la caridad y a la solidaridad. “Nuestra fuerza es la caridad y el trabajo común” ha afirmado el Obispo Diocesano.

La Casita de Reposo ha sido durante 40 años un centro de protección de menores dirigido a niñas procedentes de familias desfavorecidas de Elche y su comarca, principalmente. En octubre de 2006 la Casita tuvo que ser cerrada ante la necesidad de adecuar sus instalaciones y el funcionamiento a las normativas actuales de centros de Protección de Menores de la Generalitat Valenciana. Durante este tiempo el Obispado de Orihuela-Alicante ha trabajado un proyecto que permitiera la reapertura de este recurso tan arraigado en la ciudad de Elche. Ha sido la Fundación Diocesana San José Obrero la que ha puesto en marcha la reapertura de este Centro de Acogida que cuenta con 16 plazas, cubiertas ya casi en su totalidad por chicos y chicas con edades comprendidas entre los 6 y los 18 años.

descargar fichero