LA NECESIDAD DE VER EL DINERO DESDE UNA PERSPECTIVA ÉTICA Y SOCIAL
 
La Delegación de Acción Social y Caritativa de la Diócesis ha centrado su informe anual en “La dimensión ética del dinero. La función social del dinero”
 
El documento incide en la importancia de que el dinero sea un instrumento para lograr el bien común en nuestra sociedad de hoy
 
Acercarse al complejo mundo del dinero desde una perspectiva ético-social. Eso es lo que busca “La dimensión ética del dinero. La función social del dinero”, el último informe elaborado por la Delegación de Acción Social y Caritativa de la Diócesis de Orihuela-Alicante.Este documento, siguiendo su estructura habitual de “El Ver”, “El Juzgar” y “El actuar”, trata de buscar el bien común del dinero.  “Nos gustaría contribuir a que el dinero sea en todas partes una herramienta y no un obstáculo para la realización de todos los hombres y mujeres” se explica en la introducción del mismo.
 
En la primera parte del Informe, “El Ver”, se han analizado diferentes situaciones relacionadas con el uso del dinero en nuestra sociedad. El dinero como valor supremo, recortes sociales y retraimiento del consumo, descuido de la justicia y aumento de la beneficencia, una economía provincial monopolizada por el sector servicios, los vaivenes del acceso al crédito o el lento crecimiento de una banca ética, entre otros, son algunos síntomas que se contemplan en la sociedad actual.
 
Es por ello que en “El Juzgar” se incide en la importancia de que el dinero debe de ser un instrumento valioso en la búsqueda del bien común y no solo un instrumento para la búsqueda del enriquecimiento personal o grupal al coste que sea”.
 
Tanto es así que en la última parte del documento, “El Actuar”, se presentansugerencias y prácticas recomendadas para fomentar dicha función social del dinero. En este sentido se sugiere apoyar buenas prácticas a la hora de realizar las compras, en la gestión de los ahorros, en el transporte y en la cooperación con el Tercer Mundo.
 
 
Llevar a cabo un consumo responsable, apostar por la banca ética o las cooperativas, el transporte colectivo y seguir insistiendo en el 0,7 para el Tercer Mundo son algunas de las ideas que a tal efecto se aportan en el escrito.
 
El Informe plantea también evitar la idolatría del dinero o avanzar en su comprensiónética tanto en la vida personal, como en el ámbito económico o el de las administraciones públicas y asociaciones sociales.
 
Procurar el mayor grado de autofinanciación, practicar la sobriedad institucional y la honestidad, incentivar la creación de cooperativas, avanzar hacia una economía donde la persona sea el valor principal y no un mero recurso, discernir adecuadamente el gasto y el nivel de endeudamiento y hacer compatible la preocupación ética y la búsqueda del beneficio económico son algunas de las propuestas que se suman en este punto.
 
DESCARGA AQUÍ EL INFORME COMPLETO:
 

descargar fichero